¿Qué pasó con Ticketmaster en el concierto de Bad Bunny en México?
Fotografía: Getty Images.

¿Qué pasó con Ticketmaster en el concierto de Bad Bunny en México?

El pasado viernes 9 y sábado 10 de diciembre, el concierto de Bad Bunny tuvo lugar en el Estadio Azteca de la Ciudad de México, y se convertiría tanto en el evento más esperado del año, como uno de los más importantes del país en décadas.

La Ciudad de México colapsó desde el instante en que se anunció que Benito tocaría tierra azteca hace casi seis meses, lo cual daba indicios de lo que ocurriría el día en que ocurriría el evento. Y así fue…

En las colonias aledañas al «Coloso de Santa Úrsula» no cabía ni un alfiler. El embotellamiento, la falta de estacionamientos y los vendedores ambulantes, parecían ser los obstáculos más complejos que los fans debían atravesar, sin embargo, ni ellos ni el mismo Benito anticipaban lo que estaba por venir.

Ya estando dentro de las instalaciones de «Las Águilas», se creería que estaba todo listo, que lo único que separaría a los fans de la mejor noche de nuestras vidas eran las ballas y la clásica revisión previa a cualquier evento para comprobar que no lleves nada ilegal.

Pero vaya sorpresa se llevaron los «Bunnylievers» al toparse con negativas al momento de querer acceder.

La seguridad del recinto así como el equipo LOBO (la famosa empresa encargada de la seguridad de los asistentes), fueron regresando de a uno en uno sobre la fila, a cientos de personas que intentaban entrar al estadio, señalando que portaban boletos falsos y duplicados. Esto ocurrió por varias horas y los «rechazados» se fueron acumulando más y más en las rejas.

Para cuando comenzó el show, ya habían cientos de personas afuera reclamando su derecho a entrar al evento, hecho que se les negó en cada ocasión, pues según la organización los boletos no eran legítimos.

Los precios de las entradas estaban por las nubes. El sold out instantáneo del evento, obligó a los fans a buscar los boletos por fuera de la plataforma donde fue fácil para la mente criminal aprovechar la situación. Y es que a solo unos días de haber terminado la venta «oficial» por Ticketmaster, los boletos ya alcanzaban los 10 mil pesos cada uno.

La reventa ilegal de boletos así como la alta demanda por entrar al concierto, culminaron en una noche de caos en las que miles de personas se quedaron fuera por haber comprado tickets en páginas de Facebook, grupos de WhatsApp e incluso afuera del recinto.

El resultado de esta anécdota, fue una lluvia de comentarios y ataques en contra de la empresa boletera en redes sociales, pues el descontento de las personas era latente. La energía en su contra se sigue sintiendo hasta este día y no solo son ataques sino hasta hay cientos de memes que reflejan un problema que lleva mucho tiempo, según los asistentes de conciertos en México.

Para aquellos que entraron al evento sin problema, seguramente fue uno de los conciertos más emocionantes pues también contaron con la presencia de artistas como Rauw Alejandro y Arcángel.

De cualquier forma ya existe una carpeta de investigación para averiguar qué fue lo que en realidad pasó ante tantos boletos clonados en el evento y será la misma PROFECO (Procuraduría Federal del Consumidor) la encargada de resolver el problema de los afectado.

¿Qué piensas? ¿Alguna vez has tenido problemas con tus boletos para los conciertos?

Te puede interesar:

Contacto