El cine y la televisión nos han vendido una Navidad ‘de cuento’. Luces de colores contrastando con la nieve blanca, sorpresas y reencuentros familiares. Sin embargo, la realidad puede ser bien diferente. Y eso hace que en estas fechas se produzcan sentimientos de estrés, soledad y frustración.

Contacto